También denominada “Eclosión asistida”, consiste en realizar un pequeño orificio en la zona pelúcida (cápsula que protege y rodea al embrión) con la intención de favorecer su salida y así poder implantar en el útero.

Habitualmente se suele realizar en mujeres de edad avanzada, o cuando no se ha conseguido el embarazo en 2 intentos anteriores. Este orificio se suele practicar proyectando un flujo de medio ácido que se dirige directamente al punto donde queremos realizar el agujero, o bien empleando tecnología laser, realizando así el agujero.