Preservación de la fertilidad

¿Qué es la preservación de la felicidad?

La preservación de la fertilidad implica el almacenamiento o resguardo de óvulos, esperma o tejido reproductivo con el propósito de permitir a la persona la posibilidad de concebir hijos biológicos en un futuro.

Hoy en día, se emplea la vitrificación de óvulos como técnica principal. Esta técnica evita la formación de cristales durante la congelación, asegurando así la calidad de los óvulos durante el proceso de descongelación y fertilización.

¿En qué casos está indicada la preservación de la fertilidad?

  • Mujeres que han sido diagnosticadas con endometriosis
  • Personas que estén preparando un tratamiento para enfermedades autoinmunes
  • Aquellas personas que van a recibir un tratamiento por cáncer
  • Mujeres con fibromas uterinos
  • Personas expuestas a sustancias químicas dañinas
  • Aquellas personas que desean retrasar tanto su maternidad como paternidad.

Preguntas frecuentes

La vitrificación de ovocitos no tiene restricciones de edad, pero es más exitosa en mujeres más jóvenes. Se recomienda preservar la fertilidad antes de los 38 años, pero la calidad de los ovocitos y la reserva ovárica son factores clave para garantizar el éxito del proceso.

El éxito depende de factores como la edad de la paciente, la calidad de los óvulos y la experiencia que tenga el centro de fertilidad. Sin embargo, la tasa de éxito es bastante alta.

Según la ley de reproducción asistida, hay 3 escenarios que se podrían dar:

  • Donarlos para investigación
  • Donarlos con fines reproductivos y que otras parejas puedan tener hijos

Destruirlos

Una vez estén vitrificados, los embriones pueden permanecer almacenados en ese estado durante un tiempo ilimitado.